4 Consejos Para Organizar y Planear Un Viaje a Países Donde No Puedes Communicarte

Nuestra comunicación verbal es una herramienta de supervivencia que nos ayuda en la mayoría de las situaciones cotidianas. Sin embargo, ¿alguna vez has pensado en la vida sin esa herramienta especial?

A medida que viajo alrededor del mundo, especialmente fuera del camino trillado, expresar verbalmente mis necesidades a alguien claramente para que realmente me entiendan, ha sido un desafío constante. Como viajo sola a diferentes países donde no se habla inglés y español, la gente constantemente me hace la misma pregunta:

“¿Cómo eres capaz de funcionar y comunicarte de manera efectiva por todo el mundo, completamente sola, a través de tantas culturas y países diferentes mientras viajas?”

La incertidumbre de no poder comunicarse es un factor que deja a muchas personas paralizadas por el miedo y que no quieren dar un paso hacia lo desconocido y viajar a un territorio extranjero.

El miedo a quedar atrapados sin saber adónde ir, viajando solo y no tener a nadie que hable su idioma a su lado, o ir a un restaurante y no saber lo que está en el menú o no entender los precios y lo que cuestan las cosas, son todo temores que pueden hacer que alguien rechace de la idea de viajar al extranjero.

Confía en mí, lo sé … Yo tenía todos esos miedos antes de viajar.

Cuando empecé mi viaje, me aferré a los países europeos, donde el inglés estaba al alcance de la mano. Nunca me gustó la idea de viajar sola, así que simplemente viajé con mis amigos de habla inglesa a los primeros países que visité. Si alguna vez estábamos en cualquier situación en la que no se hablara inglés, no tenía problema porque tenía amigos a mi lado que podían ayudarme. No tuve que enfrentarme sola a los problemas y no tuve que pasar por esa sensación de vergüenza que está asociada a no saber qué diablos está pasando o qué decir.

.

Sin embargo, después de innumerables viajes yendo con otras personas, tenía esa sensación interior de que era el momento de salir de mi zona de confort y comenzar mi propia aventura, completamente sola. Después de años de viajes en solitario y numerosas aventuras emocionantes alrededor del mundo, he tenido mis momentos de altibajos, errores, momentos de pánico y sensación de desamparo total debido a errores de comunicación.

He preparado una lista de mis experiencias personales y errores, de los que he aprendido a planificar, organizar y funcionar eficazmente y comunicar a través de culturas y países donde el idioma no es mío.

1. Organización, Planificación y Conocimiento

Cuando se trata de viajar a un lugar donde el idioma no es el propio, la organización y la planificación son clave. Creo firmemente en la importancia de investigar y aprender sobre los diferentes lugares que te vas a viajar antes de visitarlos, no sólo por razones de seguridad, sino por ser más educados y estar bien informados sobre las culturas, costumbres y tradiciones, cuando estamos hablando con otras personas.

Un conocimiento general ayuda en cualquier situación, pero una parte importante que he notado es que este conocimiento te ayuda a evitar que te timen en los precios por no saber el valor real de las cosas.

Organizar el viaje un poco, conocer las atracciones importantes, información sobre el dinero, las zonas de la ciudad de las que no deberías ir por tu seguridad, los mejores sitios para comer y alojarte, wifi hot spots en la ciudad, bares y clubes nocturnos, etc, son muy útiles tenerlos apuntado con antelación. Conocer estas cosas puede ahorrarte un dolor de cabeza al llegar y tratar de averiguarlo todo con gente de la calle.

Otro punto importante en la etapa de planificación es aprender a decir y escribir las palabras más importantes y frases, destinos importante, nombres de calles, nombre del hotel, restaurante o cualquier sitio que planees ir a ver. Invertir en un buen diccionario, libro de frases, guía local y teléfono con GPS puede venirte bien.

2. Esforzarse por hacerlo lo mejor posible, pero no tener miedo de cometer errores

Parte de la diversión cuando viajo es tratar de aprender algunas de las palabras y frases locales. Tengo que admitir que mi pronunciación en muchos idiomas es absolutamente terrible, pero lo que he descubierto es que lo más importante es el hecho de haga un esfuerzo,

Creo que la frase que más he usado y memorizado en varios idiomas es: “¿Hablas inglés?” Puedes estar seguro que con esta frase obtendrás por lo menos un sí o un no, y no necesitas conocer el idioma para entender un movimiento de la cabeza.

Casi el 99% del tiempo si muestras interés y tratar de hablar el idioma, incluso si lo haces realmente mal, la gente estará abiertos y te ayudará tanto como sea posible.

No es un objetivo realista decir que vas a aprender el idioma en cada país de cada uno de los países a los que viajas, especialmente si sólo planeas quedarte un poco de tiempo en cada lugar, pero con un poco de esfuerzo seguro que puedes decir algunas frases importantes.

Si instalas una aplicación en el teléfono, siempre puedes utilizar un traductor y usarlo en cualquier momento que necesites comunicarte. Si no puedes decirlo correctamente, siempre puedes hacer que el traductor hable o mostrar la pantalla del móvil a la persona con la que estás hablando.

3. Conéctate con tu comunicación no verbal

Cuando viajes a tierras desconocidas, los gestos serán tu mejor amigo. Subestimaba cuánto se podía comunicar con gestos hasta que viajé a un pequeño pueblo de Armenia donde no se hablaba ni una sola palabra de inglés.

Llegué después de un largo día de viaje con el estómago vacío y deseando comer pollo. Paré en un restaurante y no tenía ni idea de lo que decía el menú. En un desesperado deseo de comunicarme, comencé a aletear los brazos como si tuviera alas, mientras mostraba con mi mano una pequeña cantidad para mostrar a la persona que quería un poco de pollo.

Ellos se rieron histéricamente a causa de la falta de comunicación, pero muchas veces se encuentra la fluidez necesaria en muchas situaciones y algo tan simple como aletear con los brazos o cualquier otro gesto puede decirlo todo por ti. Además te hace una persona más humilde y permite a la otra persona divertirse.

Otros gestos que uso diariamente son: pulgar hacia arriba, el signo OK, apuntar a objetos o personas, diferentes expresiones faciales, como mostrar disgusto cuando no me gustaba algo, encogerme de hombros cuando no entiendo nada, sonreír, etc… He utilizado mucho más la comunicación no verbal que la verbal en muchos países alrededor del mundo.

4. Paciencia, paciencia, paciencia ….. y más paciencia

Si viajas fuera de las grandes ciudades a los pueblos pequeños, tienes que estar listo para armarte con paciencia, porque te enfrentarás a la barrera del idioma. Fin de la historia. No hay escapatoria, a menos que tengas un traductor a tiempo completo contigo a tu lado, o ir con grupos con guía turístico.

En una pequeña ciudad de Europa del Este en Rumania, tuve que caminar por las calles durante horas y horas pidiendo a la gente instrucciones sobre qué autobús tenía que coger. Nadie podía ayudarme y dirigirme al lugar correcto, porque nadie hablaba inglés. No entendían lo que estaba tratando de decir, sin importar los gestos que yo hiciera.

Había unos 100 autobuses alineados, sin Wi-Fi, cientos de personas, y ninguno de ellos podía dirigirme en el lugar correcto. Estuve allí durante horas y horas con mis maletas caminando preguntado persona a persona, incluyendo los oficiales de policía, pero todos me daban la misma respuesta, “inglés … no “Después de horas de caminar dando vueltas, encontré a alguien con un inglés roto que me dirigió a un autobús. Todas las señales estaban en un idioma diferente e incluso con su ayuda ni siquiera estaba 100% segura de ir en la dirección correcta.

En ese tipo de situaciones, lo mejor que he aprendido es usar mi intuición y seguir mi sexto sentido. A veces eso es único que tenía y con lo que podía contar para salir de una situación en la que nadie podía ayudarme.

Al principio todo esto fue muy frustrante, pero luego me di cuenta de que esto es parte de la aventura y perder la paciencia no ayuda absolutamente para nada. Tengo que admitir que he tenido muy malos momentos, en ocasiones me he puesto histérica y he llorando en la calle debido a la frustración y estar completamente perdida sin un signo de ayuda, pero eso fue antes de mis viajes.

Tuve que aprender rápidamente que llorar y estar histérica no me ayudaba a resolver ninguno de mis problemas y que a veces el mejor movimiento es sólo parar, coger aliento y viajar a países donde su idioma no se habla comúnmente.

Puede ser aterrador al principio, especialmente cuando te estás analizando desde una perspectiva en la que vives en una parte muy cómoda del mundo donde eres capaces de comunicarte cada día sin problemas .

Sin embargo, si salimos a un mundo desconocido, no sólo cambiará nuestra idea del mundo, sino que encontraremos bondad en personas de todo el globo, que estarán más que felices de ayudarte en tu aventura con paciencia, amor y el corazón abierto.

 

No te olvides de leer:

INDIA: VOLUNTARIA EN UN HOSPITAL DE NIÑOS CON CANCER

7 MIEDOS HAY QUE CONFRONTAR COMO VIAJERA

¿EXACTAMENTE QUE ES EL COUCHSURFING?

 

 

Sarah - thenomadicdreamer.com4 Consejos Para Organizar y Planear Un Viaje a Países Donde No Puedes Communicarte