Ahora es el momento: ¿Porque me mudé a España?

Antes de venir a España tuve el típico tipo de vida “normal”. Me despertaba por la mañana, comía cada día el mismo desayuno, me ponía el uniforme y me iba a trabajar turnos de 8 h y a veces turnos dobles de 16 horas. Terminaba agotada, iba al gimnasio, cenaba y a la cama. Así día tras día…

La rutina comenzó a cansarme, sobre todo en los largos meses de invierno. Recuerdo un día de enero como cualquier otro: acababa de terminar mi rutina de la mañana y me fui en un descanso a ver un momento las últimas noticias.

Por lo general, yo no tenía mucho tiempo para prestar atención a nada, pero un artículo publicado por un amigo llamó mi atención:



      “¿Por qué debes viajar mientras eres joven?”  

La idea de una vida de aventura no estaba a mi alcance en ese momento, ya que antes debía deshacerme de todos los créditos, si quería tener la libertad financiera necesaria para poder dejar atrás todo.

Por esa razón, me senté y empecé a soñar despierta: me vi a mí misma recorriendo el mundo y visitando preciosos lugares y conociendo a mucha gente de otras culturas. En ese momento tomé una decisión:

“No me importa lo que cueste , voy a trabajar duro y saldré del país en verano”.

Cuando estaba pensando en lo que quería hacer, pensé en estas tres preguntas:

  1. ¿Por qué realmente quiero vivir en el extranjero?
  2. ¿Qué es lo que espero obtener de esta experiencia?
  3. ¿Qué podría ser beneficioso para mi futuro?

Con esas tres preguntas contestadas, tenía claro lo que quería: hablar en español, para usarlo en mi profesión.

Después de buscar un par de meses, encontré trabajo por internet, como au pair (cuidando niños). Luego solicité un visado y justo a tiempo para mis planes, estaba totalmente preparada para mudarme a España.

En estos días, tenía muchas preguntas y dudas que me venían a la cabeza sobre mi nuevo trabajo:

  1. “¿Y si la persona con la que estoy en contacto de España, solo me está engañando y está involucrada en el comercio sexual?”
  2. “¿Y si me pasa como en la película “Venganza“?
  3. “¿Y si no tengo suficiente dinero para vivir?”
  4. “¿Y si no le gusto a la familia y me quedo sin trabajo?”
  5. “¿Cómo puedo ir sin saber una palabra de español? ¿Cómo voy a comunicarme?”
  6. “¿Qué voy a hacer allí sola: sin amigos ni familia?”
  7. “¿Y si todo es un fracaso y un desastre total?”

Estas dudas venían a mi cabeza una y otra vez. Sin embargo, no fueron mis mayores temores.

Mi mayor miedo era dejar atrás la vida que siempre había conocido y había vivido hasta ese momento: la comodidad de mi hogar, mis amigos, mi familia y tomar la decisión de hacer lo que siempre había soñado.

Cuando llegó el momento de dar el paso, me enfrenté a todos mis miedos y di el paso, me enfoqué en mis metas y objetivos y miré hacia adelante. Me subí al avión y, a día de hoy, no he vuelto a mirar atrás.

Cada vez que demos un paso importante en la vida, tendremos dudas. Debemos valorar las posibilidades y decidir si realmente es interesante o no lo que vamos a hacer, pero no nos puede paralizar el miedo a lo desconocido y pensar que todo va a salir mal.


No podemos aceptar la rutina y no pensar en una vida mejor, que nos llene a nivel personal o profesional.

Salir de nuestra zona de confort no es fácil, pero tenemos que hacerlo si queremos evolucionar.

No te olvides de leer: 

 

Sarah - thenomadicdreamer.comAhora es el momento: ¿Porque me mudé a España?