Bucear de Forma Sostenible: Ayudar a Controlar La Superpoblación del Pez León

Bucear para disfrutar de los preciosos arrecifes de coral, la variedad de peces de colores y descubrir los misterios del mundo submarino, es una aventura totalmente inolvidable. Cada inmersión es única y nunca sabes qué criaturas marinas se pueden cruzar en tu camino.

Desde los 16 años, he tenido la oportunidad de explorar y bucear en lugares increíbles, por todo el mundo, incluido el famoso Agüero Azul en Belice.

Cada vez que viajo al Caribe, busco sitios nuevos para explorar, con la esperanza de descubrir algo completamente desconocido. Belice, en Centroamérica, tiene algunos de los mejores lugares de buceo del mundo y en él podemos encontrar la llamada segunda barrera de coral más grande que existe, después de la de Australia.

Durante mi estancia en Belice, colaboré con un Eco Resort llamado Hamansi, conocido por su impacto sostenible en todo el mundo.

Fui allí para visitar y conocer los avances que están consiguiendo los componentes de Hamansi, comparado con los que se están produciendo en otras partes del mundo, hacia la sostenibilidad.. Además, decidimos compaginar las prácticas sostenibles con la aventura, para pasar un día perfecto juntos en el mar.

Inmediatamente me enamoré de la belleza del arrecife de coral y de la variedad de peces que allí habitan. Sin embargo, nadando entre todos aquellos preciosos pececillos, noté la presencia de un pez que destacaba sobre los demás por su belleza, era el llamado “pez león”.

Este pez tiene unos colores brillantes como un arco iris, lo que le hace destacar sobre los demás peces que habitan en este arrecife.

Aunque este magnífico pez parezca inocente, la realidad es bien distinta, ya que es una especie muy peligrosa y está causando importantes problemas ecológicos debido a la competencia que mantiene, por el alimento, con otras especies y al impacto sobre los alevines de peces autóctonos, lo que está produciendo un empobrecimiento de la biodiversidad.

Otro aspecto negativo de este pez es que es una de las especies más voraces y peligrosas del mundo y se multiplica con mucha rapidez y facilidad (una hembra puede llegar a desovar hasta 2 millones de huevos).

Su mecanismo de captura es altamente eficaz: el pez león tiene una cavidad bucal muy grande. Cuando se acerca una posible presa abre la boca a gran velocidad, lo que provoca un vacío dentro de la cavidad bucal que es ocupado por el agua. Esta acción provoca que la pesa sea arrastrada hacia el interior de la boca, ocurriendo todo ello en poco más de una décima de segundo.

Estos peces comen cualquier pieza que se acerque a su inmensa boca, incluso hasta aquellos peces que le superan en dos tercios su tamaño, como el pargo, el mero, el pulpo, la langosta, el cangrejo y una larga lista de peces y moluscos.

El estómago de un pez león puede dilatarse hasta 30 veces su volumen normal y puede consumir, fácilmente hasta 30 peces alevines en solo un minuto. Partiendo de toda esta información se estima que esta especie invasora será capaz de destruir el hábitat marino en un 80% en los próximos años.

Lo triste de todo esto, es que no tienen depredadores y cada día que pasa se intensifica el daño que hacen. Si el problema continúa, mataran a todos nuestros corales y a los peces que los habitan, lo que afecta en gran medida al turismo en países como Belice, donde más de la mitad de sus ingresos provienen de este sector.

También se verán afectados los pescadores, ya que a medida que se vaya destruyendo el arrecife de coral y su hábitat, desaparecerán los peces y la pesca disminuirá, afectando a la economía del país.

Sin embargo, para todo problema existe una solución y ya se están tomando medidas en todo el mundo contra este terrible depredador. Se están creando diferentes organizaciones con la esperanza de poder controlar este problema y lograr que más personas (pescadores, buceadores, etc.) participen en la captura de estos voraces peces.

De hecho, en algunos países, se organizan competiciones de captura de estos depredadores, premiándose la captura del más grande o de la mayor cantidad de peces en el día. Después de la captura, se limpian y cocinan, ya que el hecho de que sean venenosos al tacto, no quiere decir que no sean deliciosos una vez cocinados.

Después de conocer todo lo anterior, no puedo bucear solamente por diversión, o por deporte, tengo que aportar mi granito de arena a la sostenibilidad del fondo marino. Así que, al final, decidí bucear y salir en busca de peces león, y en sólo 45 minutos, capturé 5 de ellos, lo que, para ser mi primera vez, no estuvo nada mal.

La noche siguiente a nuestra inmersión, cogimos todos los peces que habíamos capturado y los llevamos a la cocina, donde los preparamos de distintas formas. Realmente quedé sorprendida de su delicioso sabor y, a pesar de todo, tengo que admitir que es uno de los peces más sabrosos que he probado.

Puede parecer, que los 5 peces león que pesqué en mi inmersión, no son nada dentro de los miles de millones que están invadiendo nuestros mares, pero si cada vez que buceamos, bien en vacaciones o por deporte, lo hiciéramos de manera sostenible, tal vez, juntos, podríamos realizar un cambio sostenible… Bucea de manera responsable y sostenible y ayuda a erradicar la invasión del pez león.

 

 

 

No olvides de leer:

 

adminBucear de Forma Sostenible: Ayudar a Controlar La Superpoblación del Pez León