Cómo Vivir Como si NO Hubiera un Mañana

Muchas veces en la vida, perdemos la visión de lo que realmente es importante. Pasamos nuestras vidas ocupados en el día a día y perdemos el enfoque de quién y qué es importante.

Cuando la vida pasa a 100 kilómetros por hora, es fácil olvidarse de parar, estar agradecidos de la vida que tenemos, decir a otras personas lo agradecidos que estamos y disfrutar del momento que estamos viviendo ahora mismo.

Tuve la desafortunada oportunidad de ir al funeral de Craig Strickland, cantante del grupo Backroad Anthem, a quien conocía personalmente durante años.

Cuando oí las noticias en CNN sobre su accidente en las inundaciones de Oklahoma, pensé que aquello no tenía sentido. Él estaba haciendo cosas increíbles con su vida, influyendo en la vida de otras personas: su grupo de música estaba creciendo rápidamente, se acaba de casar con una mujer preciosa de la que estaba enamorado, su familia, muchos seguidores que lo adoraban y solo tenía 29 años y con muchos sueños por cumplir.

Es fácil pensar que algo así no puede sucedernos a nosotros o a alguien cercano y que eres joven, sano y tienes todo el tiempo por adelante para hacer todo lo que quiera. Es fácil pasar por la vida infravalorando lo que hay a tu alrededor, vivir amargado y abatido y retrasar tus sueños para más adelante.

En medio de estas tragedias, muchas personas se dan cuenta de esta realidad: no estamos seguros de tener un mañana. Por eso, deberíamos esforzarnos a vivir cada día al máximo y disfrutar el tiempo que tenemos en la vida.

“¿Si hoy fuera mi último día, querría hacer lo que estoy haciendo hoy?”

Si te preguntas a ti mismo esa pregunta y la respuesta es “NO” muchos días seguidos, quizá debería pensar en tu vida un poquito más y busca maneras para añadir valor a tu día a día.

Puedes añadir valor a tu vida y vivir como si fuera tu último día, haciendo lo siguiente:

1. Dedicar tiempo cada día a decir a los que amas que les estás agradecido.

2. Priorizar tu vida para que tengas más tiempo para las personas y cosas importantes.

3. Valorarte a ti mismo y no dejar que nadie te diga que vales menos de lo que vales.

4. Hacer una lista de deseos (aka: bucket list) y empieza a hacer cosas pequeñas y luego podrás seguir con las grandes.

5. Perdona a las personas que te han hecho daño. La vida es demasiado corta para vivir amargado. Solo te estás haciendo daño.

6. Hacer la cosa que sabes que quieres hacer, pero te da mucho miedo. Quizá te sorprenda en el resultado.

7. Tomar tiempo para ayudar a alguien que lo necesita, aunque te suponga cambiar tu horario habitual.

8. Dar el 100% de ti a las personas que te rodean y a tus proyectos.

9. Reir, reir y reir.

10. Trabaja en que te dejen de importar las cosas pequeñas. La vida es demasiada corta para permitir que estas cosas te afecten.

11. Se la mejor versión de ti mismo y deja de comparar tu vida con la de otras personas. No hay nadie en el mundo como tú.

 

No empieces a hacer estas cosas cuando sea demasiado tarde.

 

No te olvides de leer: 

SÉ CONSTANTE PARA LOGRAR TUS METAS

BENEFICIOS DEL AYUNO INTERMITENTE…

LA CLAVE PARA TENER HÁBITOS QUE DURAN: LOS RECORDATORIOS

 

  • ¿Si supieras que hoy sería el último día en la tierra, qué harías diferente?

  • ¿Continuarías haciendo lo que haces ahora?

 

 

 

Sarah - thenomadicdreamer.comCómo Vivir Como si NO Hubiera un Mañana