El Mayor Reto para los Buceadores: El Gran Agujero Azul

En Belice están algunos de los mejores destinos para bucear del mundo. Durante todo el año, buzos experimentados visitan este país para explorar un poco de su paraíso submarino, disfrutando de una experiencia única.

Antes de mi llegada, apunté en una lista los sitios a los que quería ir a bucear. Rápidamente, puse en práctica mis habilidades y poco después me encontraba más que preparada para conocer y explorar aquellos lugares.

El Agujero Azul, ubicado cerca del centro del arrecife “Lighthouse”, era el número uno en mi lista de “lugares en los que bucear antes de morir”.

Este es uno de los más excepcionales de la Tierra, el misterio de su enorme agujero deja asombrados a todos los que lo visitan y se preguntan cómo se formó.

 

Cuando acabó la última Edad de Hielo, hace unos 12.000 años, subió el nivel del mar, las grutas se inundaron, la cubierta se derrumbó y se formó esta sima que apasiona a los buceadores porque alberga muchas especies de peces, esponjas y corales.​

Es el más grande del mundo en su género, con más de 125 metros de profundidad y 300 metros de ancho, por lo que puede verse desde el espacio. Es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Durante mi última semana en Belice, fui en un barco a la isla “Cayo Ambergris”. Ahí me hospedé en el “Hotel Sunbreeze” y pasé cuatro días maravillosos mientras me preparaba para mi inmersión en el Gran Agujero Azul, la cual fue organizada por Patty en el “Splash Dive Center” de Placencia, quien a su vez me conectó con Los Amigos Dive Shop.

Dado que se trata de una actividad arriesgada, es muy importante estar relajado, realizarlo con tranquilidad y elegir un operador de buceo profesional, de buena reputación, cuyo equipo se encuentre en adecuado mantenimiento.

El día de mi inmersión, me recogieron del “Hotel Sunbreeze” a las 4:30 de la mañana  y me llevaron a la tienda de buceo. Una vez ahí, hicimos nuestros trámites, recogimos nuestro equipo y tomamos un desayuno ligero antes de subir al barco.

Antes de realizar una inmersión es importante saber en qué consiste exactamente. Puedes arriesgarte a tener un viaje muy difícil e incluso la actividad puede ser cancelada debido al mal tiempo. Si eres propenso al mareo, asegúrate de tomar medicamentos previos para evitar una situación desfavorable.

Ese día, el barco salió a las cinco en punto de la mañana y el viaje duró aproximadamente tres horas hasta llegar al Agujero Azul. Éramos alrededor de 25 personas; un par de horas después de haber zarpado, el mareo comenzó a tomar el control a medida que el viento y las olas aumentaban, se comenzaron a ver rostros pálidos, mientras el amable personal, con una sonrisa, les ayudaba.

Afortunadamente, yo no me encontraba en esa situación.

 

El barco comenzó a desacelerar en cuanto nos acercamos a nuestro destino, el mareo poco a poco fue disminuyendo. Nos dieron una pequeña sesión informativa sobre lo que nos esperaba y comenzamos a prepararnos.

Una vez en el agua y, a pesar de saber que tengo mucha experiencia buceando ya que lo hago desde mis 16 años y tengo titulación superior, me encontraba nerviosa; podía sentir la adrenalina bombeando más que nunca. Jamás me había adentrado tanto y para empeorar las cosas, estaba totalmente congestionada.

Al darme cuenta de que estaba dispuesta a enfrentar mi miedo, me preparé, mantuve mi máscara apretada y me arrojé al agua de espaldas. Cuando estábamos descendiendo, me sorprendió no ver ni una sola forma de vida a mi alrededor. Cuanto más bajábamos, más podía sentir mi pecho volverse pesado y la frialdad se introducía en mi grueso traje húmedo.

Mi respiración comenzaba a ser más lenta y más difícil, mientras mi mente continuaba concentrada para seguir el descenso. Antes de darme cuenta, miré mi indicador y noté que finalmente habíamos alcanzado 140 pies, es decir, 42 metros de profundidad. ¡Habíamos llegado a la profundidad máxima!

La experiencia me pareció surrealista, especialmente por todas las formaciones rocosas a mi alrededor. Me sentí casi como si estuviera teniendo una experiencia fuera de mi cuerpo y fue entonces, cuando mi mente comenzó a tomar el control.

Una sensación de pánico se apoderó de mí, algo que nunca había sentido en todos mis años de buceo.

Desde el primer día que hice mi primera inmersión, aprendí que la regla número uno en cada situación es mantener la calma y estar centrada. Por lo tanto, recuperé la compostura, respiré profundamente y centré mi mente en la increíble aventura que estaba viviendo.

El tiempo pasó rápidamente y tuvimos que subir de nuevo, teníamos poco más de quince minutos para elevarnos y prevenir la enfermedad por descompresión. Una sonrisa se apoderó de mi rostro cuando vi la luz que brillaba en la superficie del océano; había conseguido llegar hasta el final enfrentando con gran éxito mi miedo.

¡Qué gran logro!

Consejos e información útil:

1. Antes de nada, tienes que entender que esta no es una experiencia para cualquiera. Necesitas ser un buceador experto y tener una certificación que te acredite como tal. Sumergirte a tanta profundidad es muy arriesgado y no se permite hacer a aficionados. Cada año mueren buceadores intentándolo

2. Toma con mucho cuidado las precauciones de seguridad. Si saliste de fiesta la noche anterior a tu inmersión, cancélala y organízalo para otro día. Si te sientes enfermo o deshidratado, escucha a tu cuerpo, hidrátate y espera. La terquedad puede conducir a problemas graves, incluso a la muerte. No ignores las señales de advertencia. .

3. Planifica bien tus viajes. Después de tu inmersión es necesario un descanso mínimo de 24 horas antes de subirte a un avión. No esperes bucear por la mañana y volar la noche siguiente. Mi maestro de buceo me contó historias de terror de buceadores que eligieron ignorar las reglas y volar.

4. Infórmate sobre la narcosis del nitrógeno, un estado de ánimo alterado que ocurre cuando respiras nitrógeno a una presión parcial alta. Al descender, una sensación de embriaguez puede invadirte. Para buzos inexpertos, esta situación podría llevarlos a sentir pánico, pero sólo durará un par de minutos.

5. Invierte en una cámara subacuática o GoPro. Esta es una experiencia única en la vida, toma buenas fotografías y crea recuerdos que durarán para siempre. 

No olvides de leer: 

India: Vipassana 10 dias Retiro de Silencio

Por Qué Practico Ayuno Intermitente

6 Consejos para Adaptarse a la Cultura de la India

 

 

 

adminEl Mayor Reto para los Buceadores: El Gran Agujero Azul