Elegimos Nuestro Destino

Cuando era ​niña mi padre dejo a mi familia​, porque encontró​ un amor diferente, la​s​ droga​ metanfetamina. ​No solo las consumía, también las fabricaba y traficaba con ellas. Nadie de nuestra familia sabía nada, hasta que un día la policía desmanteló su laboratorio clandestino y lo detuvieron. Fue una gran noticia en mi ciudad​: salió en la primera página del periódico, ​los canales de radio y ​fue el chisme ​más comentado durante meses. ​

Qué vergüenza!

Él estuvo ​entrando y saliendo de la cárcel durante los años más importantes de mi niñez y ​yo ​no podía entender cómo alguien podía dejar ​a ​su familia​, a la que quería tanto​, por las drogas.

Durante​ toda​ mi vida siempre he escuchado las estadísticas que dicen​ que los niños que vienen de familiares drogadictos o alcohólicos tienen más del 50% ​de ​probabilidad de ser así ​el día de mañana.

Estas estadísticas eran muy desalentador​as​ para mi hermano​ ​y ​para mí, al saber que ​prácticamente todos los hombre​s​ en l​as dos partes de mi familia eran alcohólicos y ​que ​nuestro propio padre​,​​ y algún otro familiar,​ ​incluso drogadictos. ​Además, muchos de mis familiares y vecinos estaban o habían estado alguna vez en la cárcel. ​Las probabilidades no estaban ​de nuestro ​lado.

Durante mi adolescencia siempre estaba buscando mi sitio en la vida​: un sitio donde ​me sintiera amada y aceptada​. A los 13 años decidí jugar ​a ​baloncesto en ​el equipo​ de mi instituto​​ y me sentía muy bien siendo parte de algo​. Fue con esa experiencia​ con la que aprendí la definición de trabajo duro, respeto ​por los demás​ y ​por mí misma, la importancia de sacar buenas notas en ​clase, la persistencia, dedicación, como es ​hacer las cosas en equipo y que todo ​en​ la vida ​que ​merece la pena requiere mucha​ dedicación y trabajo.

Fue también en​ esa etapa de mi vida donde aprendí que, independientemente de lo que digan las estadísticas, cada persona decide ​como vivir su vida y que podía hacer con la mía lo que quisiera y que aunque las cosas no fueran fáciles, podría esforzarme todo lo que fuera necesario para vivir la vida que yo quisiera, sin importar lo que otros pensaran o lo difíciles que fueran las cosas para mí.​

Yo elijo mi propio destino…!

 

No te olvides de leer: 

40 Acciones Positivas para el Año Nuevo: Mejora tu vida…!

El Poder de la Gratitud

Atrévete a Seguir un Camino Diferente en la Vida…!

Sarah - thenomadicdreamer.comElegimos Nuestro Destino