Empatía: No Prejuzgues Antes de Conocer a Las Personas

En 2009 tuve que hacer un semestre entero de clases de ciencias para acceder a la escuela de enfermería. Fue un semestre largo y duro pero si quería entrar es lo que tenía que hacer.
 .
Cada lunes, miércoles y viernes tuve una clase de anatomía y fisiología que duraban 4 horas. Con una personalidad como la mía, sentarme 4 horas sin interacción era muy difícil. Algunos profesores hacían las clases amenas y el tiempo pasaba rápidamente, pero en esta clase era todo lo contrario.
 .
Mi profesora tenía más o menos 45 años, desde el primer día no podía entenderla y cuando llegaba a la clase, parecía como si no quisiera estar allí. Era una mujer muy inteligente, con muchas cosas interesantes que decir, pero la mayoría de sus comentarios eran bastante negativos hacia diferentes temas, aunque no creo que se diera cuenta.
.

En muchas ocasiones ella se irritaba mucho con cosas pequeñas y sus reacciones eran demasiado emocionales.

Después de meses así, muchos alumnos de la clase tenía un imagen muy negativa de ella. En los descansos de clase, muchos compañeros se juntaban para criticarla. Decían cosas como: “No es una buena persona. Desearía que cualquiera fuera nuestra profesora antes que ella. Necesita encontrar un trabajo diferente donde no tenga que tratar con otras personas.
Por como se comporta, está claro que necesita medicación e ir a un psiquiatra y un psicólogo. La mayoría de la clase pensaban así y cuanto más hablaban, más rechazo sentían hacia ella.
Un día vino a clase con la cara peor que nunca, forzó una sonrisa y empezó su lectura. Pero esta vez algo no era normal. En todas las clases siempre hay una persona más directa y honesta que otros, que no tiene filtro al decir las cosas.
.

De repente él dijo, “Jolin, ¿Qué te pasa?! Si no te gusta tu trabajo, no vengas. Todos en clase pensamos así.”

.

En ese momento, ella nos miró congelada y su barbilla empezó a temblar. Ella intentó con todas sus fuerzas mantener una apariencia profesional pero de repente las lágrimas comenzaron a brotar de sus ojos y corrieron por sus mejillas. De forma totalmente sincera, comenzó a contarnos sobre todo lo que estaba pasando en los últimos 6 meses.
Todos estábamos sentados, escuchándola, mientras nos contaba la historia de cómo perdió su única hija de 17 años a causa de un conductor borracho. Fue tan difícil para ella que casi no pudo soportarlo y por ello se creó en su matrimonio. En vez de acercarse, durante ese momento tan difícil, él puso distancia entre ellos y al final la dejó, pidió el divorcio.
Ellos tenían una familia muy cercana, disfrutaban de la vida de sus sueños y de repente todo cambió: se quedó sola y además con problemas financieros.
 .
Aunque es lo que le quería, se dio cuenta de que no podía estar en la cama llorando día tras día. Sabía que tenía que seguir con su vida y poner un pie delante de otro, a pesar del dolor.
 .
Después de explicar todo delante de la clase, todos nos quedamos sin palabras y avergonzados de la manera en la que la habíamos juzgado los últimos meses. Todos habían hecho malos comentarios sobre ella, la aislaban y realmente ella solo necesitaba a alguien que le dijera que no estaba sola en la vida, aunque se sintiera así.
.

En esa situación aprendí la importancia de conocer la historia de alguien antes de juzgarla.

No sabemos lo que está pasando realmente en la vida de los que están a nuestro lado y por eso es tan importante mirar a las personas con el corazón, aceptarlos y tomar tiempo para escuchar sus historias antes de asumir que esa persona es alguien malo o muy negativo.  Normalmente, te das cuenta de que hay una razón para un cambio en el comportamiento de alguien.

.

Así que, la próxima vez que alguien parece mal educado cuando estás en una tienda, en la universidad, el trabajo o donde sea, y tienes ganas de reaccionar de mala manera y decirles lo malos que son, para y ponte en su lugar y piensa, que quizá hay una historia detrás de esa persona, que no conoces y que le hace estar mal.

 .
No te olvides de leer:
Sarah - thenomadicdreamer.comEmpatía: No Prejuzgues Antes de Conocer a Las Personas