Enfrentarte a Tu Mayor Miedo

En mi vida siempre he visto un patrón interesante. Parece que cualquier cosa que me da un poco de miedo, al final siento en mi corazón la necesidad de hacerlo o por lo menos de intentar hacerlo.

Hablar en público siempre ha sido mi mayor miedo.

Recuerdo un momento en el que estaba estudiando el primer año en la universidad de Palm Beach (Florida), que tuve que hacer mi primera clase de hablar en público y sólo al pensarlo me daba una ansiedad increíble. Nunca voy a olvidar cuando tuve que preparar mi primera charla delante de mi clase. Días antes sentí ansiedad y no podía dormir.

Cuanto se acercó el momento de hablar tenía la boca seca, estaba sudando, mi corazón latía rápidamente y tenía ganas de ir al baño. Me puse de pie delante de la clase llorando, pero al final, con lágrimas en los ojos, lo hice, pero fatal. Fue así durante todo el semestre, pero al final saqué un 10 y una mención de la profesora como la alumna que más había mejorado en ese área.

Mi miedo a hablar en público era algo que las personas a mi alrededor no podía entender, ni siquiera yo.

“¿Como puede ser que alguien tan social como yo, que habla con todo el mundo, tenga miedo a hablar en público?” – Me pregunté a mi misma .

Siempre había pensado que sería genial si pudiera conectar con la gente e inspirar a otras personas, como Tony Robins o Zig Ziglar. Siempre había soñado cómo sería la vida si viviera sin ese miedo, sin embargo no podía enfrentarme a ello.

Después de vivir dos años en España mi corazón cambio. Había estudiado enfermería y trabaje durante un tiempo como enfermera, pero el deseo de ser habladora crecía dentro de mí. Además, no sólo quería hablar en mi lengua nativa, también en español. Pero claro, en aquel momento pensé “si ahora no puedo estar ni delante de 5 personas, hablando en mi propia idioma,

¿Cómo voy a hacerlo en otro idioma?

Especialmente, porque no sabía ni una palabra de Español en ese momento. Hay personas que estudian una segunda lengua en el colegio. No era mi caso, yo empecé a aprender cuando llegué a España, hasta ese momento no sabía ni una sola palabra en español.”

El deseo de hacerlo, de enfrentarme a mi mayor miedo, crecía en mi corazón cada día. Después de haber viajado a 40 países sola y haber peregrinado en el Camino de Santiago casi 1.000 km en 31 días, tenía mucho tiempo para pensar sobre la dirección de mi vida.

Cuando termine el Camino de Santiago mi misión era muy clara: necesitaba usar mis experiencias e historias y dar charlas e inspirar las vidas de otras personas en diferentes partes del mundo, en inglés y Español.

Después de que tome el primer paso hacia mi sueño, mi vida ha cambiado en una manera que no puedo explicar. He tenido la oportunidad de ir por el mundo y enfrentarme a mi mayor miedo en la vida y ahora tengo la oportunidad de dar charlas e inspirar la vida de miles de personas en inglés y español.

Y ¿Sabes la mejor parte? Esto es solo el comienzo!

En la vida es fácil quedarse paralizada y por eso nos da miedo tomar el camino hacia nuestros sueños que tenemos en el corazón.

La vida es demasiada corta para vivir con miedo un día más. No esperes más y encontrarte 10 años después lamentándote por lo que no hiciste y siempre preguntándote qué hubiera podido ser si lo hubieras intentado. Da igual tu edad, nunca es demasiado tarde.

 

No te olvides de leer: 

Una Nueva Apreciación

¿Cómo Viajas Tanto?… ¿Eres rica o tienes muchos préstamos?

Camino de Santiago: Disfrutando del “Ahora”….!

 

 

Sarah - thenomadicdreamer.comEnfrentarte a Tu Mayor Miedo