Importancia de los detalles

Vivir con un compañero de piso tiene sus pros y sus contras. A lo largo de mi vida he tenido varias compañeras de piso, algunas con las que me llevaba muy bien y otras con la que la convivencia era más complicada.

He cambiado mucho en los últimos años, pero reconozco que antes era mucho más desordenada que ahora. Durante un largo tiempo viví con una compañera de piso que era extremadamente organizada, limpia y bastante negativa con la vida.

Mi amiga y yo nos llevábamos muy bien, pero yo no era tan ordenada como ella y siempre se enfadaba conmigo por eso.

La recuerdo gritando por la casa, casi todos los días, diciendo todo lo que estaba mal: “Sarah, no has recogido los platos después de comer. Sarah, tienes el cuarto hecho un desastre. Sarah, has dejado tu ropa sucia tirada por el suelo!, etc”.

Un día, después de una fiesta en casa con nuestros amigos, toda la casa estaba horrible, parecía que había pasado un huracán por allí. No hay nada que le molestara más que ver la casa así, pero como las dos tuvimos que trabajar al día siguiente, no pudimos recogerlo.

Ví su cara a la mañana siguiente, antes de ir al trabajo y sabía que estaba frustrada y enfadada. Me dijo: “Esta tarde, después del trabajo tenemos que limpiar esto, así que no hagas planes”.

Ese día salí pronto de trabajar y decidí darle una sorpresa. Iba a recoger y limpiar la casa y dejarla mejor de lo que había estado nunca. Me puse música, para animarme y empeze a limpiar como una loca.

Limpie horas y horas y al final tenía la casa como si fuera nueva: adorné con velas, eché ambientador e incluso hice galletas al horno, que le encantaban.

Estaba muy orgullosa de lo que había hecho porque se iba a sorprender e iba a estar muy contenta y aliviada por no tener que limpiar la casa.

Cuando llegó, yo estaba sentada en el sofá esperándola. Ella entró y yo esperaba una reacción positiva y saltos de alegría, pero ocurrió algo totalmente diferente. Cuando terminé de barre, dejé la escoba y el recogedor, con polvo en la entrada y al entrar se quedó mirándolo y me dijo:

“Sarah, siempre igual, dejándolo todo por el medio. ¿Tanto te cuesta tirar esto a la basura si barres? Estoy cansada de ir detrás de ti recogiendo todo”. Dió un portazo y se metió en su cuarto enfadada.

Me quedé muy triste y desilusionada porque había estado muchas horas limpiando toda la casa para darle un la sorpresa y estaba todo perfecto, pero ella solo de fijo en un pequeño detalle que se me olvidó hacer.Ese día entendí la importancia de los detalles y terminar bien las cosas.

Como dicen los profesionales: “Los acabados finales, son lo que da la calidad de un trabajo.”

Hay algunas personas que son tan negativas que no valoran el esfuerzo de los demás y buscan siempre el mínimo detalle negativo para focalizar toda su atención, en vez de valorar las cosas buenas, aunque sean mucho más importantes y numerosas que las malas.

Si no nos dejamos ningún detalle, nadie podrá decir nada malo, ni siquiera aquellos que son tan negativos que solo se fijan en lo malo, aunque solo sea un 1% y el otro 99% esté perfecto.

No te olvides de leer: 

Sarah - thenomadicdreamer.comImportancia de los detalles