La Clave para Tener Hábitos que Duran: Los Recordatorios

Como todos sabéis, conseguir los objetivos que nos fijamos a principio de año no es fácil. Es muy común empezar el año muy fuerte y a las pocas semanas perder el entusiasmo y volver al patrón normal de la vida.

Formar buenos hábitos, hacerlos conscientemente durante un largo tiempo, es el clave para obtener resultados que duren.

 

Somos lo que hacemos, repetidamente…

 

La verdad es que la mayoría de la gente sabe la importancia de los hábitos, las rutinas y la constancia. La falta de conocimiento no es el problema. El problema es que, la mayoría de las personas, aunque tengan buenas intenciones en sus objetivos, no saben cómo mantenerse constante durante un largo tiempo.

Sería muchísimo más fácil conseguir tus metas si tuvieras un loro que estuviera encima de tu hombro, que te hablara todo el día, recordándote que debes estar enfocado en tus objetivos y diciéndote constantemente que no te rindas en los momentos difíciles.

Pues, no puedo prometerte esto, pero lo que puedo ofrecerte es algunos puntos importantes para aumentar la posibilidad de mantenerte con fuerza, ilusionado y enfocado en la meta que quieras lograr.

Con tantas decisiones a tomar, miles de pensamientos que cruzan por tu cabeza a diario e innumerables tentaciones a tu alrededor, no es extraño que se pierda el enfoque en poco tiempo.

 

El mejor truco para estar enfocado en tus objetivos es poner alarmas o recordatorios en su vida.

 

En la mayoría de los casos, lo que realmente necesitamos son alarmas, que nos interrumpan la rutina de nuestros día a día y nos recuerden nuestros objetivos.

En mi vida personal, pongo alarmas en mi móvil que suenan a diferentes horas del día. Estoy forzada a parar lo que estoy haciendo, mirar y apagar la alarma y cuando lo hago, leo el recordatorio que he puesto para ese momento.

 

Durante la semana tengo 21 recuerdos diferentes. Estos recuerdos generalmente están en forma de:

1. Refranes inspiraciones: “No hay mal que por bien no venga”
2. Recuerdos personales: “Sarah, eres muy fuerte, sigue así, estás haciendo un buen trabajo…”
3. Órdenes: “Para lo que estás haciendo ahora y respirar hondo 10 veces. Cuando termines, sonríe a la persona que está a tu lado”
4. Una cuestión reflexiva: “Sarah, cuando fue la última vez que has llamado a ________ para decirle que estás agradecida por su ayuda?”
5. Un recuerdo de una meta personal: ” Come sano, se activa, escribe mucho, estudia cosas nuevas, abre tu mente. ¿Estás trabajando en tus metas?”
El hecho de que trabaje desde mi ordenador y siempre esté viajando largas distancias, me obliga a ponerme recordatorios para reducir la posibilidad de consumirme y olvidarme de mis objetivos.

No importa lo que esté haciendo, siempre debo parar y hacer mi tarea. Pongo alarma en mi móvil, después de un tiempo trabajando en el mismo proyecto (generalmente después de dos horas seguidas) y la alarma me recuerda que tengo que dejar lo que estoy haciendo, sin importar si quiero o no, y estirar, beber agua y caminar. Este tiempo de descanso me permite recargar las pilas y hacer más efectivo el resto del día.

Pon recordatorios que cambien tu enfoque de vez en cuando, de lo que estás haciendo en ese momento, hacia un pensamiento positivo. Puede ser lo que haga falta para ir al próximo nivel en tus metas personales. Estés trabajando en una fábrica, un hospital  o en una oficina donde casi no tienes tiempo para comer: SIEMPRE hay tiempo para ver una alarma (cuesta 2 segundos leer tú mensaje) y recordar y enfocarte varias veces al día, cuales son tus objetivos en la vida.

 

No te olvides de leer: 

 

  • ¿Qué recordatorios tienes en tu vida?
  • ¿Has hecho lo que he escrito alguna vez?
  • Comparte abajo!

 

 

Sarah - thenomadicdreamer.comLa Clave para Tener Hábitos que Duran: Los Recordatorios