Levántate y Sigue…

Cuando estaba en el instituto hacía atletismo en un equipo. Corría carreras de 100, 200 y 400 metros. Nuestro equipo estaba muy bien clasificado y a esa edad yo corría bastante bien. Cada mes teníamos carreras, algunas en nuestra ciudad y otras en otra partes de Arkansas.

Las carreras en mi ciudad eran muy importantes para mí porque podían ir a verme mis padres, familiares, profesores y amigas.

Siempre he sido muy competitiva e intentaba hacerlo lo mejor posible.

Un día tuvimos un evento muy importante en la ciudad y tuve que correr tres carreras diferentes. Mi especialidad eran los 100m, no lo hacía mal en 200 m y no se me daban muy bien los 400.

Llegó mi turno para correr los 200 m. Hice mis estiramiento, nos pusimos en nuestras marcas y el corazón me latía a mil por hora, esperando el pistoletazo de salida.

Sonó el disparo y salimos corriendo como relámpagos. Al principio estaba muy enfocada en mi carrera, contenta porque estaba muy por delante del resto. Llegamos a los últimos 100 m, todos estaban gritando mi nombre y animándome.

Me distraje mirando a ver dónde estaban las otras corredores y de repente tuve una fuerte caída e hice un salto mortal delante de cientos de personas.

Rápidamente, pero muy avergonzada, me puse de pie y con todo mi esfuerzo y sangre por las piernas y brazos, seguí corriendo hasta terminar la carrera. De hecho, quedé todavía delante de otra chica.

Cuando nos caemos, como yo en en mi carrera, es difícil y doloroso ponerse de pie de nuevo. Yo cojeaba y estaba muy dolorida, pero lo importante es el hecho de que, a pesar del dolor y la vergüenza que sentía, conseguí terminar lo que había empezado.

Cuando pienso en esa historia, pienso sobre nuestra vida. Muchas veces cuando estamos trabajando hacia una meta, nos distraemos con los miles y miles de cosas que hay a nuestro alrededor.

Quizá esas distracciones son dudas miedos, o inseguridades, que nos hacen caer en nuestro camino.

Todos nos caemos de vez en cuando, pero el problema real no es caerse cuando hay una distracción, sino ser incapaz de levantarse y seguir luchando hasta llegar a la meta, por duro que nos resulte.

“No importa cuantas veces te caigas lo importante es cuantas veces te levantes.”

No te olvides de leer: 

 

Sarah - thenomadicdreamer.comLevántate y Sigue…