Metas: Doble Esfuerzo

Desde que era niña siempre me ha gustado la geografía. Recuerdo que un día estaba sentada en mi clase mirando un mapa en la pared y pensé “WOW, el mundo parece grandísimo!” No me había fijado en lo grande que era hasta este momento.

Cuando eres de un pequeño pueblo como yo, Mountain Home (Arkansas), a veces no imaginas el mundo como algo tan grande. No había tenido la oportunidad de viajar mucho, así que todo mi mundo era lo que estaba dentro de mi pequeña burbuja.

Así que allí estaba, en la clase, mirando el mapa y pensando

“No puedo creer que hay 7 billones de personas en el mundo. Quiero conocer a esas personas. Quiero experimentar culturas diferentes!”

Cerré los ojos y imaginé algunos de esos preciosos lugares, como París, la ciudad de amor, paseando por la noche junto a la torre Eiffel, caminar por la Gran Muralla China o ir en góndola por los canales de Venecia.

Pero aún más interesante para mí era hacer un Safari en África y conocer la naturaleza salvaje: ese es mi tipo de aventura! Siempre ves gente que sale en la tele en diferentes partes del mundo, teniendo aventuras y me pregunté a mi misma “¿si ellos pueden hacerlo, porque yo no?

Llevaba esa pregunta en mi corazón desde secundaria y fue cuando cumplí los 15 años, cuando tomé una decisión que cambió el curso de mi vida: Graduarme un año antes

No es una decisión común graduarse antes de tiempo, de hecho todo el mundo me dijo que no se podía, sin embargo tenía claro que quería hacerlo. En aquel momento empecé a trabajar hacia mi meta y en vez de hacer las mismas clases que el resto de compañeros, tenía que esforzándome el doble en todo: dobles clases, dobles deberes, dobles exámenes, etc….

Además, tenía que entregar documentación para el acceso a la universidad, conseguir el dinero para pagar todo y lo peor de todo es nada era seguro. No tenía ni idea de si iba a ser capaz de aprobar dos cursos en un año y en el caso de que lo consiguiera si me iban a aceptar en la universidad a la que quería ir o cómo iba a pagar todo.

Pero sabía en mi corazón que tenía un gran sueño e iba a hacerse realidad pasara lo que pasara.

En aquel año, pasé horas y horas en la biblioteca, aproveché cada recreo u hora de comedor para estudiar, pasé los fines de semana sin salir de fiesta, ni ir al cine, etc, para estudiar.

Nadie entendía porque estaba sacrificando tanto, pero aprendí una lección muy importante: en la vida hay algunos sueños e ideas que tienes en tu corazón que no tendrán sentido para otras personas, incluso a veces tu familia o amigos cercanos tampoco te entenderán, por muchas veces que intentes explicárselo.

Día tras día seguí esforzándome al máximo y después de mucho trabajo, dedicación y sacrificio, al final logré mi meta: terminé bachillerato un año antes y me aceptaron en la universidad que había elegido (Palm Beach Atlantic University).

Nunca voy a olvidar el día de mi graduación. Estaba muy orgullosa de mi trabajado y muy contenta de que no haber escuchado a esas personas que me habían intentado desanimar diciendo que nunca podría hacerlo.

Si les hubiera escuchado, no habría estado allí con mi diploma en la manos.

Pero, lo más curioso es que todas aquellas personas estaban asistiendo mi graduación y no sé si has tenido alguna vez una experiencia donde alguien te dijo que no podías hacer algo y al al final lo hiciste, pero es una sensación increíble…! Cuando eso te pasa, a veces, solo quieres gritar y mira a aquellas personas y decirles:

“Te lo dije!! Soy mucho más fuerte de lo que habías pensado!!”

Pero no solo yo. Todos somos más fuertes de lo que realmente pensamos y cuando me di cuenta de eso, mi vida cambio totalmente.

En esta etapa de mi vida aprendí muchas lecciones, siendo muy joven, que he aplicado hasta ahora:

Para conseguir nuestros objetivos tenemos que tener claro lo que queremos, las cosas que realmente merecen la pena no son fáciles de conseguir y que si nos esforzamos lo suficiente podemos conseguir todo lo que nos propongamos.

Y tú…

Comparte abajo…

 

No te olvides de leer: 

Sarah - thenomadicdreamer.comMetas: Doble Esfuerzo