Nadie Puede Robar mi Felicidad

No hay nada más agotador que estar mucho tiempo junto a alguien pesimista o negativa. Uno de mis aspectos favoritos de viajar sola es la oportunidad de tener mi propio tiempo, conocer a nuevas personas y no estar siempre preocupándome por el bienestar de los que están a mi lado.

Me encanta la libertad de hacer cosas a mi ritmo, actividades esporádicas y tener la oportunidad de explorar mi espíritu de aventura sin límites.

Recuerdo alguna vez, haber viajado con un grupo de personas. Es más difícil viajar con muchas personas y asegurarte que todos estén contentos, especialmente cuando cada persona tiene intereses o personalidades diferentes. Puedes estar en un grupo de 5 personas y solo se necesita a una que esté descontenta para estropear la experiencia al resto.

Cuando estuve viajando por Europa del Este hice todo mi viaje sola, pero hubo momentos donde conocí a anfitriones de couchsurfing u otros viajeros, con los que coincidía un par de días en el camino.

Hicimos una mini ruta para ver más sitios en Rumanía y nos lo pasamos genial en el coche, cantando con las ventanas bajadas. Sin embargo, cuando paramos de comer, había una chica en el grupo que no estaba de acuerdo con los planes y se enfadó mucho.

Su actitud afectó a todos y al final, cuando volvimos al coche, todos estábamos serios y en silencio.

El coche, que 15 minutos antes, estaba lleno de energía positiva y risas, se transformó en un ambiente tenso y silencioso, sólo porque una persona del grupo no quería seguir en la misma dirección que el resto. Estuvimos horas en silencio y todos estaban enfadados y pasándolo mal.

Entonces, me empecé a preguntar a mí misma: “Estamos de vacaciones, deberíamos estar divirtiéndonos, ¿Cómo es posible que estemos todos pasándolo mal simplemente porque una persona del grupo tenga mala actitud?”

En la vida estamos rodeados de personas así, que se enfadan por tonterías y que transmiten negatividad al resto.

Pero aprendí (demasiado tarde esa vez) que no tenemos que enfadarnos porque los que están junto a nosotros elijan estar enfadados. Podemos estar contentos y disfrutar de la vida.

Tenemos que trabajar para no dejar que esas personas nos afecten y seguir con buena actitud, incluso cuando todos a nuestro alrededor estén mal.

Además, si tenemos una actitud muy positiva, se puede neutralizar esa negatividad y conseguir que el grupo vuelva a animarse y entienda que no tienen que estar mal sólo porque uno esté mal.

Si todos estamos animados es posible que la persona negativa, al ver que hay buen ambiente de nuevo, se de cuenta y cambie su actitud…

La felicidad es contagiosa…!!

.
Pero ese día aprendí que, pase lo que pase, yo voy a pasarlo bien, disfrutar y no dejar que nada ni nadie intente robar mi paz y felicidad.

No te olvides de leer: 

Sarah - thenomadicdreamer.comNadie Puede Robar mi Felicidad