No Viajes al Extranjero Sin Leer Esto….

En solo un abrir y cerrar de ojos, la vida tiene la capacidad de lanzar giros inesperados y llevarte por caminos que nunca habías planeado o imaginado.

Como viajera, siempre hago planes sobre dónde voy a ir, qué lugares visitaré y las actividades que haré allí. Viajar es muy enriquecedor y me hace muy feliz, pero planificar la experiencia es casi tan divertido como el viaje en sí.

Durante este tiempo, tengo la oportunidad de explorar los lugares que voy a visitar, aprender sobre su cultura y encontrar una experiencia auténtica y única.

 

A lo largo de los años, viajando sola a casi 100 países alrededor del mundo, he aprendido muchas lecciones valiosas e importantes sobre como planificar los viajes y en cada uno siento que estoy un poco más preparada y organizada, simplemente por aprender de mis errores pasados.

Si bien en algunos casos es bueno tener el espíritu libre, dejarte llevar y no seguir planes preestablecidos, en otros casos, especialmente en los países menos transitados, es importante hacer los deberes, planificar con tiempo y asegurarse de tener un plan A, B, C e incluso a veces D, por si acaso.

En el sur de Tailandia, se celebra la famosa Fiesta de la Luna Llena, conocida internacionalmente por ser la mayor fiesta en la playa. Atrae a miles de personas de todo el mundo y se celebra cada luna llena.

Estando de viaje en Tailandia, decidí vivir esta experiencia personalmente y volé hasta una ciudad cercana antes de coger el barco que me llevaría a la isla donde se celebra, pero la vida a veces te sorprende con acontecimientos que ni siquiera habías imaginado y uno de ellos cambió todos los planes que tenía para mi aventura por el sudeste asiático.


Todo comenzó con un hermoso día soleado, explorando las playas de Ko Samui, paseando en una moto a través de las montañas y disfrutando del asombroso paisaje.

Pero, de repente, mí amigo que conducía la moto, perdió el control y nos estrelló directamente en el duro asfalto.


Estos son el tipo de experiencias que uno no suele planear, pero los accidentes nos pueden suceder a cualquiera de nosotros cuando menos lo esperamos. Y todo lo que podía hacer era esperar a que alguien me socorriera, tumbada en medio de la carretera, cubierta de sangre, quemaduras del áspero asfalto y un dolor insoportable, sabiendo, sin lugar a dudas, que algo en mi cuerpo se había roto.

La gente se acercó rápidamente a ayudarnos y llamaron a una ambulancia. Me sentí contenta y agradecida de que ambos estuviéramos vivos, pero esa sensación no tardó en desvanecerse, ocupando su lugar una fuerte frustración e impotencia que me invadió por completo. Hacía solo 2 semanas que había empezado mi viaje de 5 meses por Asia…

Me tendieron en la parte de atrás de la ambulancia y en medio del caos tuve una sensación de paz y seguridad. Estaba agradecida por estar viva, pero también porque sabía que iba a estar bien atendida.

 

Antes de empezar mi aventura por el mundo me preocupé de tener un buen seguro médico internacional, porque sabía que si pretendía visitar todos los países del mundo, algo así podía sucederme. Este seguro no solo me cubría en mi país de residencia, España, sino en todos los países que había planeado visitar.

Al final, tuve que ir a 4 hospitales, en 2 países diferentes y descubrí que tenía una clavícula rota y una grave quemadura en las piernas que se infectó y me dejó cicatrices.

Me realizaron todo tipo de pruebas: rayos X, resonancias, scanner cerebral. Me golpeé la cabeza contra el asfalto porque mi casco salió volando en el momento del accidente, pero por suerte no sufrí daños.

Al final, pensando en todo lo que pasó, no sé qué habría hecho sin mi seguro médico. Estoy muy agradecida a MTZ Seguros, porque estuvieron a mi lado en todo momento, desde mi accidente. A cualquier hora del día y de la noche.

Pude hablar con ellos directamente por teléfono: me tranquilizaba, atendían mis consultas, me decían que no me preocupara por nada y que todo estaba cubierto. Solo tenía que avisar y ellos se encargaban de cubrir todos los gastos médicos.

En medio de mi dolor y frustración, porque no podía hablar bien con los médico de Tailandia ni en inglés ni español, los operadores del seguro intervinieron, se encargaron de todo y me dijeron que no me preocupara y que todo estaría bien.

Al final, mi seguro envió rápidamente todas las autorizaciones a los hospitales y no tuve que pagar absolutamente nada. Terminé volando de regreso a España y me operaron de la clavícula y, de nuevo, cubrieron el 100% de la operación, la estancia en el hospital y las sesiones de rehabilitación y fisioterapia, sin ningún problema en el proceso.

Tenéis que tener en cuenta que no soy Española. Soy Norteamericana y cuando contraté el seguro y sufrí este accidente, no tenía todavía la residencia en España, por lo que la operación también la estaba haciendo en un país diferente al mío, pero esto no fue un problema para que estuviera todo cubierto.

Para mi, como extranjera que vive en España, tener un seguro por menos de 50 € al mes que cubra todo lo que me pueda ocurrir, parece un sueño. Cuando me lo dijeron no podía creerlo, porque en mí país se pagan más de 500 € al mes, para tener seguro médico y la mayoría de las cosas no están cubiertas. Por ejemplo, hay que pagar cada vez que vas a la consulta y si te hospitalizan u operan también te cobran una parte.

Además es todo carísimo. Hay personas que las atropella un coche, los recoge una ambulancia, lo lleva a un hospital y si no tiene un buen seguro, les pasan una factura de más de 30.000 € por estar 2 o 3 días hospitalizado.

Por eso yo recomiendo a todos mis amigos y personas que viven en España, pero que no tienen todavía residencia, que se hagan este seguro, porque les sale muchísimo más barato que pagar en su país.

Si además te gusta viajar, seas español o extranjero, obtener una excelente cobertura de seguro de salud internacional antes de salir del país puede parecer que no es una de las principales prioridades, pero en este viaje he aprendido que la vida a veces nos sorprende y es mejor prevenir que lamentar.



Ya estoy oficialmente en la mitad de mi  viaje por el mundo, pero me quedan muchos países nuevos en los próximos años y tengo claro que nunca viajaré a ningún destino sin mi seguro.

Viajar es una experiencia enriquecedora, pero no dejes de lado algo tan importante como la salud y poder estar tranquilo y sin preocupaciones, por lo que pueda pasar. 

Eso sí, os deseo que nunca tengáis que utilizarlo, porque eso quiere decir que habéis tenido un viaje sin percances…

 

 

MTZ Seguros
www.mtzseguros.com
 635 311 059
info@mtzseguros.com

 

adminNo Viajes al Extranjero Sin Leer Esto….