Viajando por Tierra en Liberia, Africa: Un País Ejemplo de Resiliencia

Después de un increíble viaje por tierra, durante tres semanas por Sierra Leona, finalmente llegué a mi siguiente parada: Liberia, país nº 98.

Me intrigó este lugar desde la primera vez que oí hablar de él, años atrás. Desafortunadamente, muchas personas que sólo han oído hablar de Liberia por su trágico pasado de guerras y Ébola. Por ello, el miedo, en muchos casos, impide a los viajeros aventurarse por esta parte de África.

Realmente conocí a algunas personas increíbles durante mi estancia allí, algunas que sufrieron durante esos años oscuros de guerra cosas que ni siquiera podrías imaginar…

Mientras viajaba por el país, la palabra que se quedó grabada en mi mente fue: RESILIENCIA. Es un país que ha sufrido mucho, pero de alguna manera ha seguido avanzando.

 

Si no conoces el pasado de Liberia, te haré un resumen muy rápido… En 1989, estalló la guerra civil cuando un grupo de rebeldes, liderados por Charles Taylor, entró en el país a través de Costa de Marfil y comenzó a erradicar a los grupos étnicos que estaban del lado del presidente Samuel Doe. Esta guerra duró más de 7 años. Poco tiempo después, comenzó la segunda guerra civil, de 1999 a 2003.

Lamentablemente, más de 200.000 personas murieron durante esos años de guerra y los supervivientes fueron enviados a campos de refugiados en países vecinos.

Muchos años después, en 2014, el Ébola estalló en África occidental.  Liberia fue el primer país de la zona en el que apareció y desde ese momento hubo una espiral ascendente que cobró la vida de más de 11.000 liberianos.

Vamos a ser honestos…

El miedo es el factor que impide que las personas visiten nuevos lugares y salgan de su zona de confort, especialmente en partes del mundo donde ha habido guerras recientes. En el caso de Liberia, no diría que yo tenía miedo, sino más bien dudas y cautela, cuando estaba planeando mi viaje por esta zona. Mucha gente me advirtió y me decía:

“Sarah, no tienes ni idea de en qué te estás metiendo. Es una zona muy peligrosa y debes alejarte de allí”. “Es muy inestable y no es un lugar para visitar, especialmente viajando sola…”

Entiendo que muchas personas tienen buenas intenciones al preocuparse por mí, pero estas advertencias son las mismas que escuché años atrás cuando mencioné por primera vez que viajaría sola por todo el mundo.

Todos los días, durante esa época de mi vida, la gente me advertía e intentaba infundirme miedo, pero por suerte no seguí sus consejos y me quedé en casa soñando con viajar. Dí el paso más importante que la mayoría de las personas tienden a omitir: ¡TOMAR ACCIÓN!

MIEDO

  • La mayoría de la gente vive en una prisión de miedo…
  • Con miedo a los cambios…
  • Miedo a lo desconocido…
  • Miedo a lo que PODRÍA suceder…

Confía en mí, lo sé… Antes de viajar por el mundo, vivía en esa abrumadora prisión de miedo… De hecho, si me hubieras dicho hace 15 años que haría un viaje sola, por tierra, a través de África Occidental y a Liberia, te habría dicho que estabas loco.

A través de la experiencia  de mis viajes, mi idea del miedo ha cambiado por completo y mi objetivo actualmente en la vida es enfrentarme a cualquier desafío y nuevas situaciones con la mente y el corazón abiertos. ¡Eso es exactamente lo que hice en mi viaje a Liberia…!

Liberia. País nº 98

 


       País: Liberia      
       Capital: Monrovia      
Idioma: Inglés      
                Moneda: Dolar Liberiano      
          Visa: 180 USD      
          (es lo que yo pagué pero cada      
               embajada es diferente)         

 

Crucé a Liberia por tierra desde Bo, Sierra Leona. Según Google Maps, el viaje debería haber durado alrededor de 5 horas, pero…

Después de haber viajado por tierra en transporte público desde Mauritania, pasando por Senegal, Gambia, Guinea Bissau, Guinea, Sierra Leona y Liberia, supe sin lugar a dudas que la estimación de “5 horas de viaje” de Google Maps sería finalmente el doble o el triple de lo indicado.

Cualquier cosa puede suceder mientras viajas por África occidental y si quieres ir allí, necesitarás mucha paciencia y un gran sentido del humor. Si no, NO sobrevivirás.

If you want to pay half the price, you can ride on top!

La primera parada en mi aventura salvaje por Liberia fue en Robertsport. Creo que no hay mejor lugar en Liberia (en mi opinión) para hacer una parada de descanso y relajarse que esta zona. Tiene fama por sus hermosas playas, con ambiente relajado y perfectas para surfear y es un buen lugar para conocer a otros viajeros. Si vas a viajar de Sierra Leona a Libera por tierra, te lo recomiendo: no está muy lejos de la carretera principal, puede disfrutar un poco y ver una parte de Liberia diferente a la capital.

 

Cómo Llegar…

La ruta que elegí fue desde Bo, Sierra Leona a Robertsport. Es importante tener en cuenta que las condiciones de las carreteras no son las mejores en esta parte del mundo. Algunas partes son nuevas y están en perfectas condiciones, pero la mayoría son caminos, que no se podrían considerar carreteras y literalmente es como si estuvieras en una montaña rusa llena de baches. Si tiendes a marearte, este NO es lugar para ti.

Además, las condiciones de los taxis compartidos son bastante precarias. En muchos casos tuve que compartir un “taxi”, un coche viejo y destartalado de 5 plazas, con 8 personas. En cada plaza se sentaba una persona arriba y otra abajo y en algunas ocasiones llevaban gallinas o cabras dentro. Además, era MUY normal tener que salir del coche varias veces durante el viaje para ayudar a empujarlo por las empinadas colinas.

 

LLEGANDO A LA FRONTERA

Después de cruzar la frontera desde Sierra Leona, hay motocicletas esperando para llevarte a Liberia por poco dinero. Desde allí puedes tomar un taxi compartido que va directo a Monrovia. Si deseas detenerte en Robertspoint, deberás informar al conductor para que pare en la carretera que va en esa dirección.

El conductor te dejará en la carretera y habrá motocicletas y taxis esperando que te llevarán el resto del camino por menos de 5 €.

Elegí tomar una motocicleta desde la carretera principal a Robertsport y tardamos alrededor de 25 o 30 minutos. Para continuar a Monrovia desde Robertsport, puedes tomar un taxi compartido, la distancia es de unos 80 km.

 

ENTRANDO EN LIBERIA

Hay muchas rutas diferentes que entran en Liberia desde los tres países circundantes:

  • Sierra Leona
  • Costa de Marfil
  • Guinea

Si quieres coger la opción más segura, puedes llegar a Liberia a través de su aeropuerto principal, Robert’s International, pero ten en cuenta que los vuelos son bastante caros desde allí.

Es muy importante averiguar cuál es la situación de tu visado antes de llegar. Los agentes de inmigración me dijeron que es posible obtener un visado en la frontera, pero no lo recomiendo: No hay un precio “oficial”, lo que significa que pueden intentar cobrarte lo que quieran.

Puedo decirte por experiencia propia que es mucho mejor, en la mayoría de los casos, (si viajas por tierra) obtener tu visado en el país vecino, antes de llegar a la frontera.

 

MONROVIA (CAPITAL)

Esta es la ciudad más grande de todo el país y la capital. Es una ciudad llena de historia y un lugar interesante para conocer mejor a Liberia como país.

Al pasear por la ciudad se pueden ver los restos de las antiguas casas del siglo XIX que fueron destruidas por la guerra. Siendo que las guerras se han desarrollado en los últimos 30 años, sus resultados todavía se ven en muchas partes de la ciudad y alrededor de Monrovia.

 

Hotel Ducor

Este fue el primer hotel de lujo, con 5 estrellas, de África occidental y un importante símbolo de la prosperidad de Liberia en su momento. Este hotel fue construido en 1960 y atrajo a personas de todo el mundo, que venían por negocios y turismo.

Tenía una hermosa azotea, con increíbles vistas de la ciudad, 106 espaciosas habitaciones, una gran piscina, cancha de tenis y muchas otras fantásticas comodidades.

Di una vuelta por el hotel y caminé por cada piso, hasta llegar a la parte más alta. No pude evitar pensar en cómo debió haber sido el hotel hace más de 30 años. El hotel cerró en 1989, coincidiendo con el inicio de la primera Guerra Civil. Fue destruido y se llevaron todo lo que tenía valor. Lo que solía ser este exquisito y lujoso hotel, pronto no fue más que un edificio destruido, vacío y abandonado.

Ahora el Hotel Ducor es uno de los lugares más visitados de toda Liberia. Cuesta 4€ la entrada. La subida es bastante empinada, pero en la cima se pueden obtener hermosas vistas panorámicas de toda la ciudad.

 

DONDE HOSPEDARSE

 

Hay muchas opciones disponibles para alojarse en el país, pero hay dos lugares que visité durante mi estancia de los que me enamoré.

Si estás planeando viajar allí, NO puedes dejar de visitar estos lugares:

 

Libassa Ecolodge

 

Libassa Ecolodge se encuentra a unos 45 minutos a las afueras de Monrovia (fácilmente accesible en taxi privado o compartido). Es un lugar perfecto para escapar de la ciudad.

Está ubicado en una hermosa zona en plena naturaleza, a pocos pasos de la playa.

Un aspecto que me encantó de este lugar es que está totalmente rodeado de palmeras y ni una fue cortada para construirlo. Los árboles que se talaron para construir las cabañas se reemplazaron por semillas, que darían vida a nuevos árboles.

Las cabañas son muy ordenadas y acogedoras. El agua está restringida y cada habitación está limitada a 200W de consumo eléctrico. Todos los productos se reciclan y cada día piensan en nuevas formas de ayudar a salvar el medio ambiente.

Libassa tiene el único santuario de vida salvaje de todo el país.

Lamentablemente, en África occidental es muy común ver animales salvajes que se usan como mascotas o se venden en la calle. Aquí hacen todo lo posible para crear conciencia, educar y ayudar a detener el tráfico ilegal de animales.

A partir de ahora, más de 265 animales han entrado en su santuario y ya han sido liberado 123, de vuelta a su medio ambiente.

Ir al Santuario fue una experiencia conmovedora y se lo recomiendo a cualquiera. No solo verás animales encantadores, como este pequeño pangolín, sino que también puedes sentirte satisfecho, ayudando con la entrada (4€) a un buena causa.

Si estás leyendo esto y no puedes hacer una visita y estás interesado en donar, entra en su página web para hacer una donación.

Incluso con 1€ puedes marcar la diferencia en la vida de estos inocentes animales salvajes: libassawildlifesanctuary.org

 

Nana’s Lodge 

Nana’s Lodge es el primer lugar en el que me hospedé cuando llegué a Liberia, en la ciudad de Robertsport.

Una de las mejores cosas de esta experiencia fue la oportunidad de despertar por la mañana con el sonido del mar. Tienen muchos tipos de bungalows junto a la playa; En el que me alojé tenía dos camas dobles, un ventilador y un balcón encantador que daba al océano.

Además, si deseas acampar al lado de la playa, puedes traer tu propia tienda de campaña o alquilar una. Como he dicho, elegí quedarme en un bungalow y definitivamente fue una buena decisión. ¡Lo recomiendo totalmente!

El albergue se encuentra a pocos pasos de una zona que es muy popular entre los surfistas. De hecho, alguien me dijo que Robertsport tiene algunas de las mejores olas de todo el país. Si te levantas temprano, puedes encontrar muchos surfistas de todas las edades.

También tiene una red de voleibol, grandes camas en la playa y sillas reclinables para relajarse o leer un libro.

Si eres aventurero, puedes hacer una caminata de una hora por la playa para encontrar un barco naufragado.

Debo admitir que no es la caminata más fácil del mundo y debes ser MUY cuidadoso porque tienes que escalar rocas resbaladizas (es muy difícil hacerlo con chanclas), ¡Pero al final, por la experiencia valió la pena!

 

Mi pesadilla Liberiana …

Viajar por el mundo no es en todos los momentos una aventura divertida, placentera y feliz, como la gente podría pensar al mirar mi Instagram. Hay muchos momentos en mis viajes en los que me he encontrado en situaciones muy incómodas, sola y totalmente perdida.

Los obstáculos que he encontrado en el camino son parte de la experiencia y de cada situación que he vivido, he salido con más sabiduría y preparada para no volver a cometer el mismo error.

O por lo menos intentarlo… Dicho esto, …

 

Después de una semana emocionante explorando Liberia, mi aventura se torció…

Llegué a Libassa Resort, me acomodé en mi cabaña y al instante comencé a explorar el área. Este albergue es un mini paraíso totalmente rodeado de naturaleza, con una gran piscina y zona de playa. Decidí dar una vuelta de reconocimiento para ver los alrededores del hotel y mientras caminaba, sentí una extraña sensación apoderándose de mi cuerpo, que crecía a cada paso.

Como siempre, seguí siendo positiva y me dije a mí misma: “Esto es solo el agotamiento de un viaje sin fin”.

La debilidad creció durante los siguientes dos días hasta el punto de que apenas pude llegar de mi cama al baño. Mi terquedad me dijo que no fuera al médico y que siguiera bebiendo agua y todo estaría bien…

Sin embargo, no fue así…

Al tercer día me encontré encorvada, débil y apenas capaz de atravesar la puerta del Hospital Internacional de Monrovia. El médico me miró preocupado, me hizo algunas pruebas rápidas y, en 2 minutos, me diagnosticó malaria, una grave enfermedad transmitida por un mosquito.

 

SALUD 

 

La malaria es muy común en muchas partes de África y en todo el mundo. Se puede tratar fácilmente si se detecta en el momento adecuado, pero esperar, puede matarte. De hecho, mueren más de un millón de personas al año, lo que convierte a esta enfermedad en la más peligrosa del mundo.

Si planeas viajar a zonas del mundo donde haya alto riesgo de contraer malaria, viaja con precaución y ten en cuenta que esta es una enfermedad a la que debes darle mucha importancia.

 

No dudes ni un segundo en el momento en el que comiences a sentir algún tipo de síntoma extraño, como dolor de espalda inusual, fiebre, debilidad y fatiga. Encuentra rápidamente una clínica u hospital local para hacerte la prueba. Cuanto antes puedan diagnosticarla los médicos, más rápido podrás obtener el tratamiento que necesitas y continuar con tu vida.

Lamentablemente, mi viaje a Liberia se vio interrumpido después de nueve días de estar allí. El resto del tiempo estuve muy grave, ingresada en el hospital y luego sola en casa de un amigo estadounidense que me dejó quedarme mientras estaba fuera del país.

Fue sin duda una de las experiencias más aterradoras que he tenido mientras viajaba. Realmente fue una pesadilla, especialmente estar completamente sola.

 

Tenía fiebre, dolores insufribles y fuertes pesadillas… Cada noche pensaba que iba a dormir y no iba a despertarme nunca más…

La gente continuamente me pregunta “¿Por qué no te vacunaste contra la malaria?”

No había vacuna disponible cuando fui.

Según dicen las noticias, están probando una nueva vacuna que han desarrollado, pero todavía no se asegura que sea eficaz. Muchas personas confunden la vacuna contra la fiebre amarilla, que deben inyectarse antes de viajar a África, con la vacuna contra la malaria.

Hay píldoras contra la malaria que puedes tomar durante tu viaje, pero dado que estuve viajando durante más de 4 meses, mi médico desaconsejó esta opción.

Las píldoras son bastante fuertes y, durante un largo período de tiempo, podrían causar problemas importantes. Si planeas viajar durante mucho tiempo por una zona con riesgo de contraer malaria, como yo hice, te aconsejaría lo siguiente…

 

Mis Consejos:

  1. Lleva repelente de mosquitos y aplícalo varias veces al día.
  2.  Lleva siempre pantalones largos y manga larga el mayor tiempo posible, especialmente en las horas de la noche.
  3. Usa un brazalete antimosquitos (a algunas personas no les gusta).
  4. Usa medias o calcetines siempre que puedas.
  5. Duerme siempre dentro de mosquiteras.
  6. Para viajes cortos, toma la medicación contra la malaria.

 

No te olvides de leer:  

adminViajando por Tierra en Liberia, Africa: Un País Ejemplo de Resiliencia